R-Vive es un proyecto dirigido a colectivos en riesgo de exclusión social, que nace con el fin de transmitir que mediante el esfuerzo, la superación personal y la ilusión somos capaces de conseguir cualquier objetivo en la vida.

La primera actividad se realizó en 2013 para jóvenes con medidas cautelares, y contó con el apoyo de la Asociación Meridianos y la Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor.

En 2015, esta iniciativa se ha llevado por primera vez a un centro penitenciario, inspirando y motivando a más de 200 internos del Centro Penitenciario de Navalcarnero. Esto ha sido posible gracias al apoyo de ABC, que otorgó a esta iniciativa el tercer premio al mejor proyecto social en su XI Edición de los premios ABC Solidario, y a la colaboración de la Fundación Padre Garralda, dedicada a la integración social de los sectores que se encuentran en situación de marginación.