Paco Arango, pidió a un amigo que le buscase un proyecto en el que “mancharse las manos”. “Quería donar mi tiempo, porque he tenido mucha suerte en la vida”, asegura. En 2005 creó la Fundación Aladina, con el fin de mejorar las condiciones de niños y adolescentes con cáncer, así como la atención a las familias. Debutó como director de cine con Maktub (2011). Arango destinó el primer medio millón de recaudación a las mejoras del Hospital Niño Jesús.