Jota perdió la vista en el año 2012 debido a una enfermedad llamada Uveitis. Y fue en ese momento cuando decidió que no iba a a parar ni un minuto. Desde entonces no deja de acumular victorias en múltiples triatlones. Jota es todo un ejemplo de superación y optimismo.