Desirée es estudiante de relaciones internacionales, conferenciante, escritora y deportista de élite. Anteriormente orientaba su carrera a la gimnasia, siendo campeona nacional de gimnasia acrobática, Vigo (2014) y representante de la selección española en el Campeonato del Mundo de gimnasia acrobática, Paris (2014). A los 16 años, su vida cambió por completo tras una mala caída que le causó una grave lesión: rotura de tibia y peroné. Una negligencia médica tuvo como consecuencia la amputación de su pierna. Desirée tuvo que abandonar el deporte que tanto amaba y aprender a caminar de nuevo. Pero nada iba a interponerse en su camino, como indica en su libro: "Lo único incurable son las ganas de vivir".
Ahora centra su carrera deportiva en el atletismo adaptado. Corre con una prótesis la modalidad de 100 metros y también realiza salto de longitud, donde ya tiene el récord nacional. Su próximo objetivo es participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.