Bosco Gutiérrez Cortina, arquitecto mexicano de reconocimiento internacional que permaneció 9 meses secuestrado en un zulo de dos metros cuadrados, experiencia que convirtió en una “oportunidad” para reorientar su vida y trabajar la voluntad. En su testimonio cuenta como fue el amor a su familia lo que dio la fuerza necesaria para no rendirse.