Alvaro es un chico de Madrid de 26 años de edad al que la vida le ha puesto a prueba en varias ocasiones, entre ellas, y la que cambió su vida cuando estaba en su mejor momento personal, fue un accidente en un incendio en 2018 que casi acaba con su vida. Se quemó el 63% de la superficie corporal.
Estuvo ingresado 4 meses en aislamiento total y sufrió 13 operaciones.
Gracias al deporte y a la constancia, consiguió una recuperación récord y un año después del accidente pudo correr la maratón de Sevilla. Desde entonces intenta ayudar en retos de larga distancia, colaborando con ONGs y fundaciones.